lunes, febrero 19, 2007

Alan pone a la venta Palacio de Gobierno


También prescindirá de vehículos presidenciales

Ni bien se oficializó la venta del infame, superfluo y ostentoso avión presidencial, el presidente de la República, Alan García, anunció en la ciudad de Trujillo que el siguiente paso en su política de austeridad y de recuperación de la dignidad nacional será la venta de Palacio de Gobierno.

"Voy a disponer la venta de este inmueble en que se han despilfarrado ingentes sumas de dinero, tanto en su construcción como en sus posteriores remodelaciones. ¿Para qué hay necesidad de que el presidente de la República se siente en sillones barrocos, rodeado de mármoles dorados? ¿En qué contribuyen todos esos oropeles a la eficiencia y la modernidad de un gobierno? ¿O es que palacio de gobierno significa para los que llegan a él el sueño frívolo de la mansión propia, aunque sea por cinco años? Y no menciono las cifras que se gastan y han gastado en su mantenimiento porque todavía se está haciendo un balance, pero ya puedo adelantarles que es un verdadero escándalo".

Volvió, entonces, a reafirmarse en su concepto del presidente-ciudadano: "Actualmente en el mundo moderno se está extendiendo la modalidad del teletrabajo. Es decir, uno trabaja desde casa, conectado a Internet. Es la tendencia actual, con lo que las empresas se ahorran infraestructura. Y con este paso que voy a dar vendiendo Palacio de Gobierno, quiero señalar el rumbo por donde debe ir la sociedad peruana".

Asimismo, informó que se pondrían a la venta todos los vehículos que estaban hasta el momento a disposición del presidente de la República: "el jefe de Estado debe ser un presidente ciudadano mucho más austero y simple en sus movimientos. Por ello, de ahora en adelante, dejo a un lado los automóviles y como cualquier ciudadano de a pie tomaré mi combi y pagando mi sol, aunque, eso sí, sin dejar de exigir la china en distancias cortas. Ni siquiera utilizaré los automóviles de propiedad de mi familia. Es más, Pilar y mi hijas los utilizarán para hacer movilidad escolar a niños de bajos recursos, aquellos que todas las mañanas deben madrugar para llegar a tiempo a su respectiva gran unidad escolar".

Las personas presentes estallaron en aplausos y muchas lágrimas rodaron por las mejillas de los presentes. Incluso los periodistas que cubrían los actos del mandatario se conmovieron ante semejante acto de desprendimiento. Pero tuvieron que controlar sus emociones para seguir registrando las históricas palabras del jefe de Estado.

"Esto no lo hago para llamar la atención sino para dar ejemplo a cada uno de los funcionarios de todos los niveles de cómo hay que tratar los recursos del Estado. El Congreso, por ejemplo, ¿por qué no pone a la venta su elefantiásica sede? ¿Para qué la necesita en tiempos donde las sesiones del pleno se pueden llevar a cabo vía teleconferencia?"


Si quieren votar:

5 comentarios:

Danza Invisible dijo...

jajajaja!!! ojalá fuera cierto!!!

Angélica Camacho dijo...

Quien quiere asociarse conmigo para comprarlo? Podríamos hacer un castillo fastama, un nuevo centro turístico de la ciudad.

Un gustazo conocerte!

Hyperion dijo...

Danza:
Que no te sorprenda si un día ocurre de verdad.

Angélica:
Sumado al tren fantasma y a los muertos vivientes (que ya empiezan a entrar al gabinete o a pedir un lugarcito en él), no solamente tendríamos un castillo fantasma sino un complejo turístico que haría rabiar de envidia a la mismísima Transilvania.

¡Para mí también fue un gustazo conocerte!

Jurguen Zambrano dijo...

Al parecer, los periodistas se emocionaron mucho que olvidarón preguntar al presidente que haría con el dinero recaudado de las ventas.

Saludos y gracias por visitar mi blog.

carmen dijo...

me gustaria saber precio de el palacio precidencial brunella@hotmail.com